11 de Noviembre 2019

<< Volver a novedades

Así se hizo mi empresa: Zoma, deporte urbano en la ciudad cuna del tenis

E n una nueva edición de “Así se hizo mi empresa”, la sección que promueve la Cámara Empresaria de Tandil, hoy abrevamos en la historia de Zoma Deporte urbano, un comercio que nació en 2005 con el tenis como emblema y hoy ya está consolidado como una casa para el deporte urbano en las manos de Susana Varela.
-¿Viene de familia de comerciantes, no?
-Sí, mi abuelo arrancó en Azul, formó la marca Marva que era una estación comercial.
-¿Y este negocio cómo se armó?
-Mi hermano vive en Capital Federal y tuvo una idea que en realidad aquí no existía: un comercio que fuera exclusivo del tenis, teniendo en cuenta que Tandil es la cuna de este deporte. Así surgió Zoma.
-Es verdad esta rareza. Con la tradición y el prestigio para el tenis que ha forjado nuestra ciudad, a nadie se le había ocurrido un emprendimiento comercial que le apuntara directamente.
-Mi hermano es muy visionario, estuvo muy bien pensado. Abrimos el negocio en julio de 2005. El primer local fue en San Lorenzo esquina Maipú. Y después conseguimos este local de 25 de mayo y 14 de Julio que es mucho más amplio y con mejor exposición.
-Pero aquí hay mucho más que tenis.
-Claro, porque la base es el tenis, pero también incorporamos toda la parte de natación y gimnasio, salvo lo que se refiere a calzado que sí es bien específico del tenis.
-Entre las novedades del siglo veintiuno es que se puede prosperar comercialmente sin problemas fuera del llamado centro viejo.
-Es que no estamos tan fuera del centro. Estamos a tres cuadras de la Plaza Independencia. La idea siempre fue hacer conocer el negocio y trabajar como debe ser, sin hacerle zancadillas a nadie. También trabajamos mucho con los profesores de tenis, acercándonos a ellos, participando de los eventos que hacen. Es una ida y vuelta.
-¿Cómo están atravesando este momento económico?
-Bueno, hay que comprender que la Argentina es cíclica. Esto que pasa no es algo tan extraño. Tengo 55 años y las pasé a casi todas. Creo que mientras se hagan cosas prolijas podés ir pasando la crisis un poco mejor o peor. Hay que atravesarla. Las ventas bajaron, no voy a discutirlo. La gente no sólo dejó de tener circulante sino que hubo algunos clientes que se dolarizaron…
-¿Se dolarizaron?
-Sí, frente a los productos de ofertas que se venden en efectivo hubo clientes que vinieron y me dijeron que se habían dolarizado antes de las elecciones. Es una triste realidad que no escapa a otras épocas.
-¿El cliente es marquero?
-Hay clientes marqueros y hay clientes que son fieles a la calidad de la prenda. Eso para mí es fundamental. Que renueve la remera después de tres años y que la prenda esté impecable. Eso es la base del negocio.
-¿Y en cuánto influyó el volver al deporte, el regreso a la vida sana?
-Sí, influyó. Es muy curioso lo que se ve. Porque encontrás a gente que ha hecho un deporte específico en su juventud o adolescencia, y después pasan a un deporte más grupal como el fútbol, hockey o rugby y con el tiempo, cuando van creciendo, vuelven al deporte individual. Aquí hay muchas alternativas de torneos siendo adultos, la forma con que se desarrollan esos torneos y la verdad es que la oferta que hay en Tandil es espectacular.
-Y además del contexto, del paisaje. Hoy se hace deporte en una senda aeróbica.
-Claro, lo que se llama tiempo libre. La naturaleza que nos brinda Tandil es impresionante.
-Lo último, ¿cuánto le debemos a Del Potro?
-Del Potro es una base muy importante, mueve y movió muchísimo. Movió la marca Tandil y movió todo. A partir de 2009 cuando gana el US Open hay otra movida en el tenis. Le debemos mucho.
-¿Cuál es la fortaleza de la identidad de Zoma?
-Wilson en toda su expresión, ya sea raquetas, calzado, indumentaria y marroquinería. Es nuestra base. La elegimos como marca premium.

Novedades

Promociones de nuestros asociados

Conozca las promociones y productos de nuestros asociados.

whatsapp