27 de Diciembre 2019

<< Volver a novedades

10 x 10: Luis María Cerone: Como siempre, a su manera

F iel a su estilo punzante, el empresario que alguna vez soñó con la intendencia, propone un futuro donde una playa vehicular subterránea en la Plaza del centro o un nuevo edificio para el Hospital Santamarina convivan con tradiciones locales.


-La cuestión tránsito/estacionamiento siempre preocupa a los tandilenses. Y por lo que se detecta en este ciclo la tendencia a futuro apunta a convertir el centro, en buena parte al menos, en peatonal.

-Esos porque no caminan con un bastón, pero yo sí y creo que en cada cuadra debe haber un lugar para que estacione una persona con discapacidad. Por otro lado lo que habría que hacer –y lamento el dineral que se gastó cuando se reformuló la Plaza Independencia- es, como en cualquier ciudad importante: una playa de estacionamiento para ubicar 500 o 1000 vehículos ahí abajo.

-Largó fuerte. ¿Es una propuesta concreta?

-¡Por supuesto! Aparte, la vamos a tener que hacer, quieran o no. A su vez hay que instalar un transporte ágil, eléctrico, no contaminante, moderno, con frecuencia permanente, que recorra el centro y que a través de un billete plano sea posible dejar el auto en la Plaza o en las afueras y así sacar coches y evitar eso de dar cinco vueltas para encontrar lugar para estacionar sumando más vehículos.

-¿Cómo se podría relanzar el comercio local?

-Replicaría el cielo abierto pero con un cambio decisivo en función del clima: las veredas tienen que tener medio techo, al menos. El que se hizo las deja más anchas, pero si no están cubiertas, ¡no sirven! Hablo de dos metros por 120, o sea 240 metros cuadrados por cuadra de un techo inteligente, bonito, de última generación donde llueva o no, haga calor o frío, se pueda transitar protegido de las inclemencias del tiempo.

-Es interesante. Pero en realidad la pregunta apuntaba a medidas vinculadas con la economía.

-¡El impulso al comercio lo tienen que dar los propios comerciantes! Y lo van a llevar adelante en la medida en que la economía mejore, y si mejora, aparecerán, como sucedió en Actis, en Belgrano al 1300/1400, Quintana -que pusieron una entrada que no sé si me agrada - pero estuvo bueno lo que se hizo, ¡Se hizo algo!

-Otros hablan de armar un polo gastronómico como hizo La Plata en su vieja estación de trenes.

-La Plata tiene otro clima, tiene un montón de días al año donde se puede estar afuera. Y hay que ver también la cantidad de habitantes. No sé si Tandil da para grandes centros.



El PRIMER PASO ES EL MEJOR

-Hablemos del medio ambiente.

-Todos sabemos el disparate que hemos hecho con el medio ambiente.

-Como la construcción en las sierras…

-La construcción en las sierras no es un tema de medio ambiente

-Ah, ¿no?

-Es un debate del disfrute del recurso y bajo qué regulaciones se debe dar. El cuidado del medio ambiente significa que ya no podemos remediar el daño, pero sí frenar el impacto negativo que seguimos agregando y para eso tenemos poner en marcha una planta clasificadora de residuos domiciliarios, para tratar, ante todo, de abaratar el presupuesto: en la basura hay mucha plata, y tenemos muchos desocupados, entonces podemos generar puestos de trabajos dignos con condiciones de seguridad. La clasificación domiciliaria tiene que empezar. Ahora, de aquí a que haya conciencia de eso tal vez pasen muchos años. Pero siempre digo: el camino más largo es como el más corto: empieza con el primer paso. Y el primero es la concientización.

-Hablemos de salud pública.

-Tengo un gran respeto por la salud pública en Tandil, a punto tal que cuando surge un accidente o una emergencia recurrimos siempre al Hospital público y…

-Pero hablemos a futuro.

-¡¿Qué le estoy diciendo?! Sí o sí hay que asistir al que no tiene, pero lo que yo creo es que ediliciamente -tal vez nunca se pueda hacer- al Hospital hay que tirarlo y hacerlo nuevo, moderno. El Santamarina fue excelentemente pensado para hace 80 años y se le han hecho parches, parches y seguramente seguirán más.

-¿Y en materia de desarrollo social?, ¿Se anima a proponer algo concreto?

-¡Muy concreto!: un banco de datos de las personas que necesitan ayuda, fuerte no, ¡fuertísimo! y un seguimiento que no implique seguir nombrando empleados en Desarrollo Social sólo para la entrega de alimentos, pasajes, garrafas, etcétera. Hablo de identificar y hacer un seguimiento para que cada uno cuente con recursos materiales y la capacitación laboral en función de sus necesidades y posibilidades.

-Está muy convencido.

-Yo no tiro al montón. Propongo un relevamiento y políticas en función de un seguimiento para generar planes de inserción. ¡Pero todo con fecha de vencimiento!, porque la ayuda del Estado sacando a una persona abajo del carro de por vida no sirve: eso es robarle la dignidad. Hay que capacitar a la gente para su autosuficiencia. Si no, nunca vamos a salir adelante.

-¿Hay alguna obra pública en especial que lo desvele?

-Este gobierno local ha hecho un montonazo, pero no tenemos vías de comunicación. Tandil es una ciudad aislada. Por lo pronto hay que invertir fuertemente del otro lado de la ruta como para que se pueda expandir bien: hablo de Villa Laza, Villa Aguirre, zona del Campus, y para eso hay que llevar los servicios. Obviamente que la gran obra sería el tren, no sólo por el turismo sino por la gente de la ciudad.



MEJOR QUE DECIR ES RESOLVER

-Vayamos a lo suyo: turismo.

-En turismo no se puede inventar nada.

-Cerone, ¿a usted le parece que esa sea la respuesta de un hombre clave del turismo en Tandil?

-Perdón: si quiere cosas que atraigan pongamos Las Vegas, eh. Pero no se puede, ni está bien. En turismo el que debe invertir es el privado. Si yo dirigiera la ciudad brindaría las condiciones para que los establecimientos que quieran hacer turismo –que no es solamente alojamiento- puedan desarrollarse. Pero lo hecho hasta acá no es bueno: ¡es muy bueno!

Tandil es eso: el producto de una conjunción de la zona geográfica y de personas que hizo de ella una ciudad pujante, tipos como Selvetti, Zarini y todos los gringos que estuvieron en la fundición. A Selvetti lo comparo con Fortabat: Selvetti fue a la fabricación de autopartes a nivel nacional lo que Fortabat al cemento.

-Mientras tanto hay quien dice que “con el salamín y el queso no basta para asegurar el turismo”.

-Con ese criterio ¡saquemos La Gioconda del Louvre, si medio mundo está cansado de verla! Es un disparate. Decir eso es hacer un resumen monotemático, porque salamín y quesos no es todo. La gente no viene a Tandil para ir solamente a Época de Quesos, ¡pero está Época de Quesos!; ni viene para andar en aerosilla, ¡pero está la aerosilla! Si el salamín lo pueden comprar en cualquier cadena de supermercados: ¿por qué venir?

-Una cuestión que es “causa común” en varias personalidades tandilenses es la presión tributaria.

-Es insostenible. Necesitamos que el Estado nos tome con un sentido positivo, no como un bien a destruir. La habitación de un hotel paga el 25% de IVA e ingresos brutos más TUAE, o sea que un cuarto de lo que paga quien se aloja se va en esos impuestos. Hay que cambiar a nivel municipal, provincial y nacional.

-También es reiterada la queja respecto a las inspecciones y habilitaciones.

-Para mí el Estado debe recordar permanentemente a sus funcionarios que cuando atienden a los privados están quitando tiempo para producir. Ellos deben adecuarse a los tiempos y necesidades, no el que tiene que hacer el trámite. ¿Un ejemplo? Si usted alquila una propiedad para poner un negocio, el propietario –que no tiene nada que ver con ese negocio- tiene que ir a firmar a la Municipalidad para certificar que la firma del contrato es suya. Me parece un maltrato para esa persona y para el que está invirtiendo

-¿Qué cambiara de la administración pública? Usted tuvo ganas pero nunca fue candidato.

-Yo quería gerenciar la ciudad. Y desde esa concepción digo que a la administración pública hay que dividirla: una cosa son las políticas públicas que tiene que encargarse el Concejo Deliberante -para eso tiene 20 integrantes y contacto con la gente- y otra el Ejecutivo, que debe resolver de la mejor forma. Tiene que haber cuadros de funcionarios de carreras en cada área, que son los que cumplen con lo que el pueblo decide. Ahora, esto de que ante cada cambio de gobierno –a veces dentro del mismo partido- saquen a todos los funcionarios y traigan otros nuevos, es un aprendizaje que no tenemos porqué pagar los ciudadanos.

-Al final no cambiaría tanto si algún día le toca ser intendente.

-¡No! Es más: yo no veo necesidad de grandes cambios. Sí correcciones. El ejemplo es el tema del centro: yo no puedo renegar contra setenta y pico mil personas de Tandil que quieren tener vehículo y decirles “ustedes no pueden tener vehículo”, no, como Intendente lo que tengo que hacer es resolver el problema.•



……………………………………….



Una difícil concesión



Presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines, y propietario del Hotel Libertador, Luis María Cerone se hizo cargo décadas atrás de la concesión de El Centinela y convirtió el lugar en un emblema del turismo serrano. Años después asumió la responsabilidad del camping municipal y, una vez más, su empeño dio vuelta un espacio que parecía condenado a la debacle.

-La zona del “Balneario del Sol” es un lugar concesionado que anda a los tumbos. ¿Qué haría usted?

-Si yo dirigiera la ciudad no miraría las concesiones desde lo económico sino desde la posibilidad de que tandilenses y turistas lo puedan disfrutar, pero con un canon municipal tan alto, es una utopía. ¿Cuántos son los predios concesionados?, ¿cuánto pueden significar en un presupuesto de más de 4 mil millones?

Lo que hay que hacer es bajar esa pretensión del Estado y que el lugar tenga actividad todo el año. Es imposible armar una estructura para dos meses de verano cuando para eso se necesitan entre 30 y 40 personas que se especialicen en actividades recreativas, pileteros y demás. La ecuación, claramente, no da con dos meses de ingresos.

-La otra variante es que el estado municipal se haga cargo.

-No, ¿más empleados públicos? sería inviable; el Estado no puede seguir haciéndose cargo de actividades que tienen que hacer los privados, su función es controlar que se cumpla lo prometido y renegociar lo que haga falta. Entiendo que no hay que plantear las condiciones que se colocan en los pliegos desde el punto de vista económico sino desde cuánto lo puede disfrutar la gente.

Pero ponen condiciones pretenciosas y claro, el Estado no pierde pero el privado se funde y no puede invertir y se va, y así estamos. Y si el Estado considera que ahí tiene que funcionar la Colonia de Vacaciones Municipal, que contrate el servicio al concesionario -que le será más accesible- y más aún sabrá exactamente cuánto le cuesta por niño.

Pero no son así las cosas: cuando un lugar tiene un sentido comercial debe ser privado y el Estado tener la habilidad de controlar y los contratos deben ser beneficiosos para ambas partes.•



……………………………….



Volver al pasado



-A la pasada crítico la plata se que gastó al remodelar la Plaza Independencia. ¿Cuál es el punto?

-Que pasamos –igual que con la Plaza Moreno- de un origen francés a un modernismo que estará bueno para Nueva York, pero acá nos hizo perder nuestra cultura: Tandil tiene características distintas. A mí las plazas con vereda de hormigón no me gustan. A la Plaza Moreno la desfiguraron por completo. Era una plaza con vainillas tipo francesa –cualquiera que haya estado en Francia lo sabe- y hoy tenemos algo que ni siquiera es Nueva York.

-¿Qué haría?

-Haría diferentes las luminarias de la Plaza Independencia; y pondría una iluminación más importante por seguridad y determinaría qué especies arbóreas hay que renovar, porque con el sentido de que “hay que proteger, proteger y proteger” tenemos la calle más linda de Tandil que es Hipólito Yrigoyen, con sus naranjos que tienen más de 80 años, muchos de ellos enfermos y allí hay que hacer un renovación inteligente intercalando con ejemplares nuevos. Por otra lado buscaría bancos que no sean tan de corte moderno: yo quiero volver a la belleza de las plazas que viví como la Moreno, de corte francés con esculturas y columnas fundidas, bancos de madera y hiero, también llenas de naranjos.

Novedades

Promociones de nuestros asociados

Conozca las promociones y productos de nuestros asociados.