21 de Junio 2019

<< Volver a novedades

ASÍ SE HIZO MI EMPRESA: Las 2 Marías: 62 años en Villa Italia

N ació como una modesta despensa en el corazón de Villa Italia y terminó convertido en un supermercado que también ha sumado otros rubros. En este nuevo envío de “Así se hizo mi empresa” –la sección de la Cámara Empresaria de Tandil- vamos por la historia de Las 2 Marías, actualmente conducida por el comerciante Roberto Garbellini.
-Suele pensarse que detrás del nombre de fantasía de un negocio hay una historia. ¿Por qué el supermercado se llama “Las 2 Marías”?
-En el año 1958 mi madre fundó este comercio sobre calle Duffau, enfrente, todavía se conserva la casa antigua de la familia. Y le dio ese nombre porque era el nombre de sus dos hijas. Cuando abrió era meramente una despensa de barrio y lo fundó porque quería hacer algo por ella misma. Mi padre era constructor y mi madre para trabajar en la casa comenzó con un mercadito así, bien de barrio.
-¿Cómo se llamaba su mamá?
-También era una María. María Pianta.
-¿Y qué pasó con esa dispensa originaria?
-Seguía funcionando como almacén, con las góndolas antiguas y demás. Y después yo lo transformo en autoservicio en el mismo local de aquí al lado. Y empiezo con una construcción nueva donde estamos ahora pero ya transformado en supermercado. Yo había estudiado la escuela secundaria y decidí seguir los pasos de mi madre. Somos tres hermanos; una hermana estudió y tiene su farmacia Garbellini, pero yo no me quería ir de Tandil ni de la villa.
-Digamos que en aquellos primeros años los negocios en Villa Italia no eran muchos…
-Había muy pocos comercios de almacenes, como se llamaban en esa época. Pero la verdad es que se trabajaba muy bien porque era el auge de Metalúrgica Tandil y del ferrocarril, toda una cultura de obreros metalúrgicos y ferroviarios. Entonces la gente obrera era mayormente nuestra clientela.
-¿Repercutió el cierre de Metalúrgica y el retiro del tren?
-Sí, claro. Y también se agregaron otros comercios del rubro. En Villa Italia en su momento había una sola carnicería, la carnicería Lucas, esto es antiguamente. Cuando en 1996 inauguro el supermercado en este lugar decido seguir con el mismo nombre e incorporar la carnicería, que era algo que nos faltaba.
-También le tocó un período de expansión comercial importante sobre Quintana…
-Bueno, Villa Italia es un mundo aparte, es una ciudad dentro de otra ciudad por la dinámica, por los negocios que tiene. El desarrollo comercial nos jugó a favor, sin duda, más allá de que por los años que llevamos nosotros tenemos cierto prestigio entre la clientela. También estamos muy ligados a la gente de campo porque al estar en aquellos años fuera de la ciudad a la gente de campo le quedaba cómodo venir al negocio. Lo mismo con los productores agropecuarios, el caso de paperos y demás que saben que acá encuentran de todo, desde una bombacha de campo, unas zapatillas o unas botas de goma. Además trabajamos con los gremios, tenemos la gente de la Universidad y del sindicato de Trabajadores Municipales, también de Obras Sanitarias. Y otra de las ventajas que siempre tuvimos fue la cuenta corriente, que tal vez no se estila mucho pero nosotros la mantenemos todavía.
-La cuenta corriente es un signo de confianza…
-Por supuesto, son muchos años trabajando.
-¿Y qué se le dio por abrirse a otros rubros?
-Porque siempre la idea de tener algo de bazar ayuda a la gente al momento de tener que comprar un regalo, una atención, y en eso estamos bien ubicados con los precios porque no solamente vendemos cosas de bazar, eso es una ventaja. Lógicamente no cubrimos todas las necesidades, porque electrodomésticos no trabajamos, pero regalería sí.
-¿Y cómo va llevando la crisis?
-Y… se siente. La gente busca precios por sobre la calidad. Se sale de las primeras líneas porque el dinero no alcanza.
-Lo último: ¿algún proyecto para el futuro? ¿La apertura de alguna sucursal?
-No, nunca lo pensé. Tuve la posibilidad de abrir más de un negocio pero nunca quise expandirme. Para nada. Y hoy en día cuando pienso en el negocio el deseo es que mis hijos y mis yernos continúen y tomen la posta. Son los que están atrás mío y es la familia la que continuará con este negocio y sus quince empleados.

Novedades

Promociones de nuestros asociados

Conozca las promociones y productos de nuestros asociados.